Vasos sanguíneos

 

ALFONSO D’AQUINO*

 


 

1

 

Discrepancia de los sentidos

toco con los ojos

las figuras que flotan

entre mis labios

y el filo del vino

 

Dentro y fuera del vaso

la misma irrealidad

la luz que bebo

con los ojos fijos

en el otro hueco

 

Y en la espuma del labio

o en el labio del vidrio

luz que prende las líneas de mi frente

pensado vino pensante

luz que vuelve

 

En la embriaguez

del ojo desnudo

fluye la luz salvaje

y en el oscuro fondo de mi vaso

otro ojo se abre

 

Y la visión

que sólo el vino me devuelve

añeja luz umbría

las translúcidas vistas

de otros vidrios revele

 

Y a medida que mi vaso se vacía

trago a trago

se delinea

la figura descarnada

de otra boca que delira

 

2

 

Bajo el vidrio de la tarde

entre el vaso vacío

y la blanca madera de la mesa

un punto fulgurante

perdura

 

Fuera del vidrio

reverbera

a medida que oscurece

y su esfera irisada

refleja al interior

una intensa luz ciega

 

Creer para ver

en el vaso despintado

la otra escena

la de aquel que sube la montaña

de vidrio a medianoche

y se topa con la luna nueva

 

Mis ojos se sumergen

en la umbra sin sentido

círculo de agua fósil

que en mi frente se estanca

en las horas sin vino

 

De la espuma la hez

rezuma el vaso

y del cristal sin luz

la sal azul

lentamente se cierne

en el ocaso

 

Y en el fondo del vidrio

la gota que no seca

como brillante herida

se convierte

en una estrella negra

 


* ALFONSO D’AQUINO

Es poeta y traductor.